Si vas a utilizar algún texto del blog mándame antes un mail para pedir permiso y si te lo doy espero que también hagas un enlace a la nota que citarían.

Gracias.

28 may. 2010

La piratería de los datos personales

Acceda a datos de millones de personas y empresas" reza la página Dateas.com, un sitio especializado en búsqueda e información de datos personales y comerciales, investigación genealógica y localización de paraderos.

"No es legal tener una base masiva de datos, que ofrezca antecedentes de vecinos, información personal, etcétera; el origen del dato no es legal, es pirateado", asevera Roberto Mónaco, presidente de Fidelitas, empresa dedicada al análisis de riesgo crediticio. Mónaco da luz sobre una situación irregular, que sobrepasa los derechos de las personas: "Cualquier ciudadano puede obtener sus datos en forma gratuita, porque es una información patrimonial".
Es decir, tanto Veraz como Fidelitas, como otra empresa que ofrezca referencias sobre personas, está obligada a proporcionar los datos, en forma gratuita, de una persona con el único requisito de verificar el DNI del solicitante. Gratis, dentro de los días hábiles y de la persona que solicita sus propios datos.
Tanto Dateas como otros sitios (Globinfo) ofrecen, mediante pago de un arancel, datos privados de cualquier persona o empresa. El sitio asegura ser miembro de la Asociación de Genealogistas Profesionales, una organización extranjera que no tiene que ver con los requisitos necesarios para comprobar la veracidad de una base de datos, como lo es la Dirección Nacional de Datos Personales del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos. En ese caso, Dateas no está registrada.
Daniel Monastersky, especialista en derecho informático, también resalta los derechos establecidos en la Ley de Protección de Datos Nº 25.326: "En el artículo 5, inciso C, se establece que los datos que se pueden tratar sin el consentimiento del titular son el nombre, apellido, fecha de nacimiento, identificación tributaria o previsional y domicilio". Por eso, la ley establece la obligación de que el ciudadano pueda solicitar la protección de la información o la baja de ésta. Pasa también con las guías telefónicas online que ofrecen búsquedas cruzadas: buscar teléfono por el nombre y viceversa.
"Tuve ocho secuestros virtuales en mi teléfono de línea, a pesar de que desde hace años me dí de baja de la guía", cuenta Aída Fernández, indignada, porque cuando comenzó a utilizar Google encontró sus datos en una guía telefónica online. En este caso, ella no pudo dar de baja su nombre porque en dicho sitio no aparece manera alguna de hacerlo. "Lo que debería hacer es una denuncia en la Dirección Nacional de Datos Personales, en Sarmiento 1118", afirma Mónaco, quien ha realizado varias denuncias de este tipo.
La doctora Monserrat Guitart Piguillém, socia de Carranza Torres & Asociados, informa que el ciudadano puede, mediante una acción de hábeas data, pedir la supresión de sus datos o la confidencialidad de éstos, salvo que eso cause perjuicio a terceros o la información sea necesaria por una obligación legal. "Los datos de una persona pueden estar incluidos en una base siempre que se cumpla con la Ley 25.326. Básicamente se requiere que esté registrada ante la Dirección Nacional de Protección de Datos Personales, que se respeten los principios de la ley sobre calidad de los datos y que se hayan adoptado las medidas de seguridad correspondientes".
El tráfico de información está regulado y los ciudadanos pueden defenderse de ello. En el sitio del Ministerio de Justicia (www.jus.gov.ar), la Dirección Nacional de Datos Personales ofrece las herramientas para informarse y realizar las denuncias correspondientes. Porque internet no es tierra de nadie.

Fuente


Les dejo esta nota porque el vacio legal que hay en Argentina con respecto a leyes er internet esta medio flojo aun. Para cuidarnos entre todos.

2 comentarios:

Lic_jasper dijo...

Sentirme perseguido entonces no esta tan mal ni es tan paranoico como parece...

El alter ego de Mabel dijo...

admitamos que ya todos saben todo de nosotros y recemos por caerles bien...

Mapa en tiempo real