Si vas a utilizar algún texto del blog mándame antes un mail para pedir permiso y si te lo doy espero que también hagas un enlace a la nota que citarían.

Gracias.

15/10/2008

Mitologia griega bestias y monstruos

Harpias
Raptoras de almas y de niños. Hijas de Taumante y de la Oceánide Electra. Pertenecen a la generación preolímpica, por lo que no están sujetas a los dictados de los doce dioses del panteón helénico.
Las Harpías suelen ser dos: Aelo (borrasca) y Ocípete (vuelo veloz), a veces se nombra a otras como Celeno, Nicótoe y Podarge. Son aves con cabeza de mujer y garras afiladas o mujeres aladas. En un principio los autores sitúan su morada en las islas Estrofíales, en el mar Egeo, más tarde la sitúan en el vestíbulo de los Infiernos, junto a los demás monstruos.
La Harpías uniéndose al dios viento Céfiro engendraron a los caballos Janto y Balio, corceles divinos de Aquiles, y a Flógeo y Hárpago, las monturas de los Dioscuros. En la leyenda del rey Fineo representan su papel más destacado, auque aparecen con cierta frecuencia en uno u otro mito.


Sirenas
Generalmente son consideradas hijas del dios-río Aqueloo, aunque a veces se nombra al dios marino Forcis como su padre. También hay disparidad de opiniones respecto a quien fue su madre, suele ser unánime la idea de que descienden de una Musa, pero los autores no se ponen de acuerdo sobre cual, pudo ser, Melpómene, Terpsícore o quizás Calíope.
Son monstruos marinos con la mitad superior con forma de mujer y la mitad inferior con forma de ave. Su número varía según las versiones. En un principio eran dos y se llamaban Agláope y Telxíope, posteriormente fueron añadidas Teles, Redne, Molpe, Pisínoe, Parténope, Leucosia y Ligia.
Poseían una maravillosa voz con la que osaron retar a las Musas. La competición fue vencida por las Musas, que como castigo a su osadía, arrancaron las plumas a sus rivales. Avergonzadas, las Sirenas se retiraron a las costas Sicilianas, cerca del estrecho de Mesina.
Con sus cantos atraían a los incautos marineros, que incapaces de resistirse, chocaban irremediablemente contra las rocas. Tras el naufragio, los navegantes eran devorados por las Sirenas.
Cuando Ulises pasó cerca de ellas, logró evadir el peligro gracias a los consejos de Circe. El héroe taponó los oídos de su tripulación con cera, pero como él deseaba oír tan hermosos cantos, ordenó que lo atasen al mástil del barco. De esta manera consiguió sustraerse al influjo de las mágicas melodías.
También los argonautas pasaron cerca de las Sirenas, sobreviviendo al intento. Cuando estaban junto a ellas, Orfeo entonó tan bellas canciones, que los argonautas no se sintieron embrujados por el canto de las Sirenas. Solo Butes se arrojó al mar en su intento de alcanzarlas, pero fue salvado por Afrodita.
Según un oráculo, las Sirenas perecerían cuando un mortal pudiese sustraerse al hechizo de sus cantos. Por lo que existe una leyenda que relata como las Sirenas se sumergieron en el mar después de que lograse pasar Ulises, y tras la derrota que les infligió Orfeo, se suicidaron.
Estos monstruos femeninos estaban situados en los limites del mundo conocido y simbolizan la advertencia de los peligros que pueden acechar a los que pretendan traspasar esta frontera. La idea del cambio de un mundo, a otro desconocido, derivó en una asociación de la Sirenas con el mundo de los muertos. De manera que son finalmente consideradas divinidades de ultratumba. Cantaban para los bienaventurados y representaban la armonía celestial. Por lo que frecuentemente podemos encontrarlas representadas en sarcófagos.


Grifos
Se les representa habitualmente con alas, pico de águila y cuerpo de león. Vivían en el país de los Hiperbóreos.
Cierta leyenda relata como Apolo les había ido a buscar y había regresado a Grecia cabalgando sobre los lomos de uno de ellos. Estaban consagrados a Apolo y vigilaban sus tesoros para protegerlos de los Arimaspos. También custodiaban las cráteras de vino de Dionisio.
Un mito más reciente cuenta que se encargaban de velar por el oro que había en los desiertos del norte de la India. La razón de esta vigilancia podía deberse a que éste era su cometido o al deseo de proteger a sus crías, puesto que ponían sus nidos en las montañas de las cuales se extraía el preciado metal.


Centauros
Normalmente se les considera hijos de Ixión y de una nube con forma de Hera llamada Nefole, que significa nube. Según las distintas versiones, esta unión dio lugar a un hijo llamado Centauro o a la raza de los Centauros.
Son seres monstruosos, su cuerpo de cintura hacia abajo tendría forma de caballo y de cintura para arriba de hombre. A veces también son representados como hombres erguidos, de cuyo trasero sale la parte posterior de un caballo.
Vivían en los bosques de la Élide, Arcadia y Tesalia. Sus costumbres son salvajes y primitivas. Comen carne cruda y cazan armados de palos y piedras. Aunque suelen aparecer como una unidad, a veces sobresale el nombre de alguno de ellos como en los casos de Neso, Folo y Quirón. Solo los dos últimos difieren de sus compañeros por tener un carácter apacible, ser hospitalarios y amigos de los humanos.
Es célebre el episodio en el que, por ser familiares del novio, fueron invitados a las bodas de Pirítoo con Hipodamía. Tras emborracharse, intentaron violar a la desposada y raptar a las invitadas. Los lapitas después de una sangrienta batalla lograron reducir a los Centauros y expulsarlos de Tesalia. Esta leyenda simboliza el triunfo de la civilización sobre la barbarie.
Esta no es la única ocasión en la que los Centauros aparecen intentado raptar y violentar a mujeres. El Centauro Euritión trato de arrebatar a Mnesímaca de las manos de Heracles, su prometido. También el Centauro Neso intentó violar a Deyanira, la esposa de Heracles. Los Centauros Hileo y Reco trataron de violar a Atalanta.
En las leyendas de los Centauros aparecen las Centáureas y la prole de ambos. Los Centauros son también denominados Hipocentauros.



Gorgonas

Hijas de Forcis y Ceto. Pertenecen a una generación de monstruos marinos. Son divinidades preolímpicas temidas tanto por hombres como por dioses. Las Grayas, sus hermanas, custodiaban la entrada a su morada.
Se las representa con la cabeza llena de serpientes, enormes colmillos, manos de bronce, alas de oro y unos ojos llameantes con los que tenían el poder de convertir en piedra a quien las mirara. Las Gorgonas eran tres hermanas llamadas: Esteno, Euríale y Medusa. Vivían en el confín occidental del mundo cerca de las Hespérides y del Tártaro.
Las dos primeras eran inmortales, Medusa sin embargo era mortal y murió a manos de Perseo. El héroe penetró en la morada de las Gorgonas y cercenó la cabeza de Medusa, aprovechado que las tres hermanas estaban dormidas. Esteno y Euríale despertaron tras la decapitación y salieron volando en pos de Perseo, pero tuvieron que desistir de la persecución, al desaparecer Perseo utilizando el casco de Hades, que confería la invisibilidad.
Diodoro considera a la Gorgonas un pueblo comparable a las Amazonas. Este pueblo habitaría en los confines de los Atlantes. Entre sus mitos se encontrarían sus enfrentamientos con las Amazonas, el ataque de Perseo y la aniquilación de este pueblo a manos de Hércules.


Minotauro
Hijo del toro blanco de Creta y Pasífae, reina de Creta. Tenía cuerpo de hombre y cabeza de toro. Su nombre realmente era Asterio. Estaba encerrado en el Laberinto, construido para él por Dédalo, por orden de Minos el soberano de Creta. De este monstruo poco más se puede comentar además de lo dicho anteriormente, ya que aparece como un elemento secundario al servicio de otros más importantes. Las circunstancias que envuelven a este engendro, ya han sido comentadas en la sección "Leyendas" bajo el nombre de "Ciclo Cretense". En este ciclo, mediante los enlaces con Minos, Pasífae y Dédalo, podremos enterarnos con detenimiento de los acontecimientos que provocaron el nacimiento del Minotauro y como afectó su aparición a sus contemporáneos.



Ave Fénix

Ave fabulosa de enorme tamaño, tenía forma de águila y ostentaba en su plumaje unos colores tan hermosos, que las bellas plumas del pavo real palidecerían a su lado. Es originaria de Etiopía y está relacionada con el culto al sol en Egipto.
Las tradiciones difieren respecto a la duración de su vida, que según unos sería de unos quinientos años y según otros alcanzaría la formidable cifra de doce mil novecientos cincuenta y cuatro años. Era un animal único en su género, por lo que no podía reproducirse uniéndose a otro de su misma especie.
Vivía en Etiopia hasta el momento de su muerte. Cuando sentía llegar la época de su defunción, formaba una pira con plantas aromáticas como el incienso y el cardomomo. Aquí las tradiciones discrepan tomando varias direcciones. La versión más popular relata como el Fénix se tumbaba en la pira, la prendía fuego y de sus cenizas surgía el nuevo Fénix. Otra versión sin embargo, relata como el Ave Fénix una vez acostado en la pira, muere impregnado por su propio semen. De aquí nace el nuevo Fénix, que toma el cadáver de su padre y lo deposita en el interior de un tronco de mirra hueco. Después transporta el tronco hasta la ciudad de Heliopolis. En su viaje es acompañado por un concurrido cortejo, compuesto por bandadas de aves de distintas especies. Cuando llega al altar del sol, en el templo de Heliopolis, deposita a su antecesor sobre el altar. Un sacerdote del templo del sol comprueba con un antiguo dibujo del Fénix la autenticidad del animal y una vez hecha la comprobación, incinera al viejo Fénix. Concluida la ceremonia, el nuevo Fénix regresa a Etiopía donde vive alimentándose de gotas de incienso hasta el fin de sus días.


Grayas
Personifican la vejez. Hijas de Forcis y Ceto. Por ser hijas de Forcis también son llamadas Fórcides. Forman parte de las divinidades preolímpicas junto sus hermanas las Gorgonas.
Son tres hermanas que nacieron con el pelo gris, un solo ojo y un solo diente para las tres, que utilizaban por turnos. Se llaman Enio, Pefredo y Dino. Vivían en el occidente extremo y su misión era vigilar el camino que conducía a la morada de la Gorgonas. Solo estaba alerta la que tenía el ojo, mientras, las otras dos dormían. Aparecen únicamente en la leyenda de Perseo.
Perseo se las arregló para arrebatarles el ojo y con las tres hermanas dormidas, pudo llegar hasta las Gorgonas. Otra versión del mito, nos relata que las Grayas poseían el secreto para vencer a la única de las tres Gorgonas que no era inmortal, Medusa. Perseo informado de este hecho por Hermes y Atenea, robó a la Grayas el diente y el ojo, con ellos en su poder, las obligó a revelarle el secreto. Finalmente, le indicaron el camino hasta unas ninfas que custodiaban unos objetos mágicos a través de los cuales podría vencer a Medusa. Las ninfas se los entregaron con la promesa de ser devueltos. Estos objetos eran: unas sandalias aladas, que volaban; una alforja, donde guardar la cabeza de Medusa y el casco de Hades, que proporcionaba la invisibilidad.


Esfinge
Monstruo con rostro de mujer, cuerpo de león y provisto de alas. Su genealogía es confusa. Algunos autores la consideran hija de Tifón y Equidna; otros la tienen por hija de Orto, en una relación incestuosa con su madre, Equidna; hay incluso otra versión que la hace hija de Layo.
Este engendro está relacionado con el ciclo tebano y la leyenda de Edipo. Fue mandado por Hera, como azote para la ciudad de Tebas. El motivo habría sido castigar a Layo, rey de Tebas, por el rapto y violación a las que este soberano sometió a Crisipo, un hijo de Pélope.
La Esfinge habitaba en un monte cercano a Tebas llamado Ficio. El engendro proponía un complejo enigma a todo el que pasaba por las cercanías de su morada. Tras fallar la solución al acertijo, el monstruo devoraba al infeliz transeúnte.
Solo Edipo consiguió descifrar el enigma. Viéndose derrotada, la Esfinge se arrojó desde lo alto del monte. Según otras versiones, su muerte se debió a que el propio Edipo la a travésó con su lanza.



Equidna

Hija de Forcis y Ceto o de Tártaro y Gea. Su nombre significa víbora. Tiene cuerpo de mujer y cola de serpiente. Matriarca de una numerosa estirpe de monstruos. Con Tifón engendró a Ortro, a Cérbero, a la Hidra de Lerna y la Quimera. Hay tradiciones que también la hacen madre del Dragón Ladón, de Escila, de la Esfinge y quizás de algunos más. Vivía en una caverna situada en Cilicia, dentro del país de los arimos. Según una de las leyendas, en cierta ocasión Heracles dejó sus caballos paciendo mientras él dormía. Al despertarse habían desaparecido. Durante su búsqueda se topó con Equidna, el engendro prometió devolverle los corceles que le había robado si se unía a ella. De esta unión nacieron Agatirso ; Gelono, epónimo de la ciudad de Gelono y Escites, que posteriormente dio nombre a la raza de los escitas. Murió mientras dormía, a manos de Argo Panoptes. Argo la mató para evitar que Equidna siguiese devorando a todo caminante con el que se encontraba.


Ortro
Hijo de Tifón y Equidna. Hermano de la Hidra de Lerna, de la Quimera y de Cérbero. Uniéndose a su madre engendró a la Esfinge y al León de Nemea.
Custodiaba los rebaños de Geríones. Murió de un mazazo que le asestó Heracles, cuando el héroe acudió a robar el ganado que vigilaba Ortro. Aunque su descripción varía, lo habitual es considerarle un perro con dos cabezas.


Escila
Su genealogía es confusa, hija de Hécate y Forcis, de Equidna y Tifón o quizás de otra pareja de dioses.
Antiguo monstruo marino cuyas primeras representaciones nos muestran un engendro con la mitad superior de mujer y la mitad inferior de serpiente o dragón. Con el tiempo el mito evolucionó hasta aparecer como una mujer de la que salían por su parte inferior seis medios perros, con una cabeza y dos patas cada uno.
El origen del monstruo tenía varias versiones. Según una, Escila era una hermosa muchacha de la que se enamoró Glauco, el doncel despreció a la maga Circe por Escila, en venganza Circe la metamorfoseó. Otra versión contaba que el enamorado de Escila era Poseidón, su esposa Anfitrite despechada pidió a Circe la transformación. Aún una tercera, relata que tanto Glauco como Poseidón la pretendían y que la transformación fue una venganza de Poseidón porque el elegido fue Glauco.
Vivía en una cueva en el estrecho de Mesina. Cuando algún marinero se ponía a su alcance, Escila lo devoraba. Este engendro aparece en las aventuras de Ulises. El héroe logró escapar del peligroso monstruo, pero durante la aventura, seis de sus compañeros fueron devorados.
Ciertas tradiciones adjudican la muerte de Escila a Heracles Cuando el héroe regresaba a Micenas tras robar los bueyes de Geríones, Escila se comió parte del ganado. Se entabló un combate entre el héroe y el engendro que ganó Heracles. Sin embargo, se contaba que después Forcis la había resucitado.


Cérbero
Hijo de Tifón y Equidna. Es el perro que guarda el Hades, mundo de los muertos. Impedía la entada de los vivos al Hades, pero sobre todo impedía la salida de los muertos. Vivía encadenado a las puertas del Hades.
Normalmente se le representa como a un perro con tres cabezas, lomo con multitud de cabezas de serpiente saliéndole de él y cola de serpiente. Otras tradiciones lo describen como un perro con numerosas cabezas, de cincuenta a cien.
Aparece en varios mitos junto a ilustres personajes mitológicos. Uno de los doce trabajos que Euristeo impuso a Heracles fue el traerle a Cérbero. Heracles tras iniciarse en los misterios de Eurisis partió en pos del can. El dios de los infiernos le concedió llevárselo si conseguía someterlo sin utilizar armas. Heracles realizó la prueba tal y como se le había pedido, pero cuando llegó a Micenas con el perro, Euristeo despavorido le ordenó que lo devolviese.
En otra ocasión, la sibila de Cumas durmió al perro con una especie de pastel, cuando guiaba a Eneas hasta los campos elíseos para que el héroe pudiese conferenciar con su padre, Anquises.
Orfeo amansó al can con su música, ésto le permitió al infeliz esposo traspasar las puertas del Hades para buscar a su amada Eurídice, muerta por la picadura de una serpiente.


Tifón
Existen varias versiones sobre su nacimiento, la más extendida lo hace hijo de Gea y Tártaro. Según algunas tradiciones, Gea, buscando venganza por la derrota que Zeus había infringido a los Gigantes, calumnió a Zeus ante su esposa Hera. Hera indignada pidió consejo a Cronos para vengarse. Este le entregó dos huevos impregnados con su semen que una vez enterrados darían lugar al nacimiento de un ser capaz de destronar a Zeus, Tifón. Otra leyenda relata como Hera dio a luz a Tifón sin intervención masculina, después entregó su vástago a la serpiente Pitón de Delos para que ella lo criase.
Tifón era un ser monstruoso, más alto que cualquier montaña. En vez de dedos tenia cabezas de dragón, de cintura hacia abajo estaba formado por serpientes, poseía alas y sus ojos despedían fuego y víboras.
Como este engendro ambicionaba el dominio del mundo, atacó el Olimpo. Cuando los dioses lo vieron, huyeron despavoridos a Egipto, donde se ocultaron bajo la forma de diversos animales. Apolo se transformó en Milano, Ares en pez, Dionisio en macho cabrio, Hermes en ibis, etc. Solo Atenea y Zeus hicieron frente al engendro. En el monte Casio se entabló una feroz contienda entre Zeus y Tifón. Aunque al principio parecía que Zeus llevaba ventaja, finalmente Tifón consiguió arrancar al señor del Olimpo la hoz con la que le atacaba y armado con ella, cercenó los tendones de su oponente, haciéndole perder toda su fuerza. Después Tifón metió los tendones dentro de una piel de oso y llevó el paquete a Cilicia. El paquete fue guardado en un lugar que llamado "gruta Coricia", bajo la custodia de la dragona Delfine.
Hermes y Pan rescataron los tendones y se los devolvieron a Zeus, consiguiendo de esta forma que el dios recuperase su fuerza. Montado en un carro con caballos alados, Zeus emprendio la búsqueda de Tifón. Una vez localizado se reanudó la lid. Durante este enfrentamiento, Tifón se dirigió al monte Nisa, donde las Moiras le habían informado que existían unos frutos mágicos que le proporcionarían fuerza. Zeus salió tras él y la batalla continuó hasta que Zeus lanzó contra Tifón el monte Etna. Según unas versiones, aún se oyen los lamentos del monstruo atrapado bajo el monte. Según otras, Tifón murió al ser aplastado por el Etna y su cadáver fue arrojado al Tártaro. En algunas tradiciones se le denomina el desnacido, al ser entregado de nuevo al seno de su madre Gea, la tierra.


La serpiente Pitón de Delfos
Hija de Gea. Era una serpiente o un dragón que asolaba la Fócide devorando hombres, animales y contaminando las aguas del lugar.
Protegía un antiguo oráculo que Temis tenía en Delfos. A Pitón le había sido vaticinada su muerte a manos de un hijo de Leto. Por esta razón o quizás por encargo de la celosa Hera, el monstruo intentó eliminar a la infortunada Leto, cuando se hallaba embarazada de los gemelos Apolo y Artemisa. Para vengarse, cuando solo contaba con unos pocos días desde su nacimiento, Apolo aseteó a la serpiente con sus flechas asentándose desde entonces en el oráculo. A partir de aquel momento, el emplazamiento pasó a ser conocido como el oráculo de Apolo en Delfos.
Se dice que Apolo enterró las cenizas de la Pitón en Delfos e instauró en honor a la serpiente los juegos Píticos.



Caribdis

Hija de Gea y Poseidón. Se supone que en principio era una hermosa muchacha caracterizada por su gran voracidad. En cierta ocasión robó a Heracles varios de los bueyes de Geríones y los devoró. Como castigo, Zeus la arrojó al mar. Del mar surgió Caribdis transformada ya en un monstruo que tres veces al día absorbía grandes cantidades de agua con todo lo que se hallase en ellas, peces, navíos, etc. Poco después vomitaba todo lo tragado.
Vivía en una gruta situada en uno de los salientes del estrecho de Mesina, en el lado opuesto del estrecho vivía otro monstruo legendario, Escila. Estos monstruos simbolizaban los peligros a los que los navegantes debían enfrentarse.
Ulises cruzó dos veces el estrecho de Mesina. La primera vez prefirió enfrentarse a Escila, consiguió pasar pero perdio a seis marineros. La segunda vez, tras la matanza de las vacas del sol, Zeus envio una tempestad que arrastró el barco hasta el abismo de Caribdis. Solo Ulises, que no había participado en el festín elaborado con las vacas, pudo salvarse. Cuando el héroe iba a ser engullido, logró asirse a una higuera que crecía en la entrada de la gruta del monstruo, después cuando Caribdis regurgitó lo tragado, Ulises se agarró al mástil de su antiguo barco.



No incluye el animal mas malo conocido como "la suegra".

4 comentarios:

Ivanna dijo...

Tenés que hacer la 'mitología Border' así la incluís a la suegra :P
Siempre me encantó leer sobre estas cosas, pero no creo en nada de eso, aunque uno nunca sabe...
Voy a terminar de leer este post dentro de 2 semanas mas o menos jaja!
Beso enorme!!

Karenvon dijo...

Yo conozco a una Harpía pero THE REAL no de las mitológicas jajajaja

;=)

Rayu dijo...

jajaja... me lei los que me interesaban, no todos y cuando llegue al final.. jajaja... muy bueno!!!

Anónimo dijo...

muchas gracias por el aporte me interesa mucho la mitologia te mando un saludo

Mapa en tiempo real